Para acceder a estas funcionalidades es necesario estar registrado.

Menú

Pueden surgir catalizadores que permitan que las bolsas mundiales experimenten un nuevo rally, aunque sea puntual

13/05/2022 - 09:35

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | En una sesión de elevada volatilidad, los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses cerraron ayer a la baja, con la excepción del Nasdaq Composite, que fue capaz de terminar el día con una leve alza.

Cabe destacar que los europeos, tal y como esperábamos, abrieron el día con fuertes recortes, siguiendo la estela dejada por Wall Street el día precedente. No obstante, a lo largo de la jornada fueron capaces de recuperar una parte importante de las pérdidas, probablemente apoyados en el fuerte repunte que experimentaron ayer los precios de los bonos, y ya van dos días de forma consecutiva, lo que propició una importante relajación de sus rentabilidades. Al cierre de la jornada únicamente el sector de las telecomunicaciones, animado por los buenos resultados de la española Telefónica (TEF) y de la británica BT Group, y el de distribución minorista acabaron en positivo, mientras que los valores del sector de las materias primas minerales y los del petróleo y gas sufrieron fuertes descensos, penalizados por las dudas que mantienen ahora mismo muchos inversores sobre el crecimiento económico y, por ello, sobre la futura demanda de estos productos.

En Wall Street la sesión fue una auténtica montaña rusa, aunque, al término de la misma, los principales índices cerraron de forma mixta, sin grandes variaciones, pero lejos tanto de sus niveles más elevados del día, como de los más bajos. El hecho de que el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, fuera ayer ratificado por el Congreso de EEUU para un nuevo mandato pudo ayudar al comportamiento de estas bolsas durante la última parte de la jornada. Cabe destacar que el S & P 500, que es el índice más representativo de este mercado, estuvo a punto de entrar en mercado bajista, algo que ocurre cuando el precio de un activo cede más del 20% desde su último máximo. Recordar que tanto los principales índices europeos, que lo hicieron en marzo, como el Nasdaq Composite, que lo ha hecho recientemente, siguen en mercado bajista, al no haber sido capaces de recuperar un 20% desde sus últimos mínimos.

El escenario que afrontan las bolsas a corto/medio plazo se nos antoja complejo, principalmente porque no se había dado desde hace décadas. Así, todo parece indicar que la inflación se mantendrá elevada todavía durante algún tiempo, lo que tendrá un impacto negativo en el crecimiento económico por una parte i) al restar capacidad de gasto y de inversión a particulares y empresas; y, por otra, ii) al condicionar las políticas monetarias de los bancos centrales, que se están ya viendo forzados a acelerar la retirada de sus estímulos monetarios, lo que endurecerá las condiciones de financiación para los particulares, las empresas y los estados, penalizando igualmente el crecimiento económico. En ese sentido, señalar que en las últimas crisis, algunas de la cuales han sido profundas y muy dañinas -la Gran Crisis Financiera de finales de la primera década del siglo XXI y la Crisis de Deuda en la Eurozona han dejado muchas secuelas estructurales y a nivel financiero-, los inversores siempre han podido contar con “la ayuda” de los bancos centrales, “ayuda” que, en esta ocasión, dada la elevada inflación, no van a tener, algo a lo a muchos inversores les está costando hacerse a la idea. Por tanto, y en las condiciones actuales, no podemos ser demasiado optimistas con el devenir de las bolsas.

No obstante, y en el corto plazo, pueden surgir una serie de catalizadores que permitan que las bolsas mundiales experimenten un nuevo rally, aunque sea puntual: i) el elevado pesimismo entre los agentes del mercado y el nivel de sobreventa que presentan muchos valores e índices son dos indicadores contrarios que suelen propiciar rebotes en los mercados; ii) la posibilidad, creemos que de momento remota, de que el Gobierno chino modifique su política de “covid-cero”, y opte por levantar las restricciones impuestas en muchas ciudades, de momento parece que las autoridades del país van en sentido contrario- ; iii) el final de la guerra de Ucrania, algo que tampoco contemplamos si no se da salida digna al sátrapa ruso, que pueda vender en Rusia como una victoria. Además, y aunque se acabe la guerra, reconstruir las relaciones políticas y económicas con Occidente no va a ser nada sencillo; iv) que la inflación dé síntomas de comenzar a remitir, por lo que habrá que estar muy atentos a las cifras de mayo; y v) que los datos macro muestren una mayor resistencia de la esperada por parte de las principales economías mundiales.

Por tanto, y a pesar de que creemos que hay que actuar con mucha prudencia, manteniendo una exposición entre moderada y baja a los activos de riesgo, concretamente a la renta variable, no descartamos rebotes puntuales de las bolsas europeas y estadounidenses, aunque creemos que muchos inversores los aprovecharán para vender algunas de sus posiciones, lo que limitará su alcance.

Hoy apostamos por una apertura al alza de las bolsas europeas, en un día que presenta una agenda macroeconómica limitada, en la que únicamente destaca la publicación esta tarde en EEUU de la lectura preliminar de mayo del índice de sentimiento de los consumidores, índice que elabora mensualmente la Universidad de Michigan, y que se espera experimente un ligero descenso desde sus niveles finales de abril. En ese sentido, señalar que, a pesar del repunte que experimentó este indicador adelantado de consumo el mes pasado, sigue muy cerca de sus niveles más bajos en 10 años, lo que no es una buena noticia para una economía como la estadounidense, en la que el consumo privado representa casi el 70% de su Producto Interior Bruto (PIB).

*Fuente: Consenso del Mercado